10
Francesco Profilo

Un bonsai para Silvina

Silvina era una mujer de mediana edad sin pareja ni hijos. Trabajaba de cajera en un supermercado, un trabajo que nunca le había gustado y que simplemente hacía para sobrevivir en una sociedad que ya no le aportaba ninguna emoción. Su vida se resumía básicamente en dormir, comer, ducharse y desplazarse desde casa hasta el trabajo y viceversa. Un día, le prestaron un libro sobre cultura japonesa. Silvina no era muy de leer, pero normalmente pasaba horas en el tren mirando por la ventanilla sin pensar en nada, así que tampoco tenía mucho que perder si decidía emplear este tiempo libre leyendo. Al cabo de unos días, a Silvina empezó a gustarle lo que decía aquel libro, sobre todo la parte donde se hablaba de la importancia de tener un objetivo al despertar cada día. Al parecer, llevar a cabo tareas diarias en sus ratos libres, permitía a muchos japoneses vivir una vida más plena. Silvina pensó que realmente no había nada en su vida que le motivara al despertarse por la mañana, así que decidió regalarse a sí misma un bonsai. El pequeño arbolito, un Ficus Retusa, le hacía despertar con más energía y tener que cuidar de algo que estaba vivo, le daba a Silvina unas ganas de vivir que hasta entonces no había tenido nunca. El bonsai cambió la vida de Silvina y desde entonces, ella hizo lo posible para mejorar la vida de la gente a su alrededor, exactamente como el bonsai había mejorado la suya.

Publicado la semana 10. 14/03/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
10
Ranking
1 198 0