15
Francesco Profilo

Algo que no pudiste entender entonces

Un día cuando eras niño, te pasó algo que entonces no llegaste a comprender. Estabas en la escuela hablando con tu amigo Mauricio, sin meterte con nadie. Mauricio vivía en el mismo barrio de la señora Anna, donde vivías con tu mamá, tu hermano pequeño y el novio de tu mamá, el hijo de la señora Anna.
Vivíais los cuatro en una habitación en la casa de la señora Anna, juntos con su marido y su otra hija Roberta. La habitación no era muy grande para dormir los cuatro, pero la casa era bonita y las paredes y los suelos estaban siempre calientes mientras que en tu antigua casa siempre hacía mucho frío.
También la casa de tu amigo Mauricio se parecía a la de la señora Anna, de hecho era aún más bonita. Sus padres le dejaban tener lo que quisiera. Juguetes, instrumentos musicales, bicicleta, patinete, pelotas, de todo. Pero había algo que te gustaba más que cualquier otra cosa y que hacía que quisieras ir siempre allí a jugar: la Nintendo. Era la mejor consola del mundo por aquel entonces. Y Mauricio tenía el Street Fighters II que era sin duda el mejor videojuego del mundo.
Mientras hablabas con Mauricio sobre vuestros padres, de repente él te dijo que su padre era comunista. Tú no sabías exactamente lo que quería decir la palabra “comunista”. Pero, lo que pensaste fue que si su padre era comunista, tu madre tendría que ser exactamente lo opuesto. Porque vosotros no teníais una casa vuestra, ni mucho dinero, ni Nintendo, ni Street Fighter. Así que seguramente teníais que ser justo lo opuesto a comunista, y por lo que tú sabías en tu cabeza de niño de diez años,
lo opuesto a comunista era fascista. Tampoco querías que tu amigo se enterara que tu no sabías de lo que estábais hablando. Entonces sin darle más vueltas al asunto, le contestaste a Mauricio con una sombra de tristeza:
“Mi madre es fascista…”
Allí pasó lo que no acabaste de entender. La maestra se os acercó y te dijo:
“Fran, ¿qué estás diciendo? Eso no se dice, ¡no lo vuelvas a decir nunca más!”
Tu te pusiste muy triste al oír eso.
“¿Es que ahora es un delito no tener mucho dinero?”
Eso fue lo que pensaste entonces. Tu no tenías ninguna culpa por no tener una Nintendo. Algún adulto debería de habértelo explicado, porque tú no podías entenderlo entonces.

Publicado la semana 15. 18/04/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
15
Ranking
1 180 0