35
Freddy Auqui Calle

Hermanos gemelos

Hasta hace poco, en la entrada del conjunto habitacional donde vivo, trabajaban como guardias de seguridad dos hermanos gemelos. Desde que mi mujer y yo llegamos a vivir en este conjunto nos trataron muy bien. De hecho, podríamos decir que teníamos cierta amistad.

El trabajo de los gemelos era el trabajo de todo guardia de seguridad. Vigilar que no ingrese ninguna persona extraña al conjunto, aplastar el botón de la puerta automática, aplastar el botón del brazo de seguridad de la entrada y salida de vehículos, etc.

Uno de ellos trabajaba durante el día y otro por la noche, y así sucesivamente. El uno se llamaba Galito y el otro Argelito. Eran tan idénticos que parecía que la misma persona permanecía en la ventanilla durante las 24 horas del día.

Todo iba bien hasta que un día dejaron de aparecer en la ventanilla. La administración del conjunto dio aviso con un mensaje en WhatsApp: estaban enfermos de covid. Mi mujer y yo lo lamentamos mucho. Después hubo una colecta de ayuda y depositamos un pequeño monto de dinero en la cuenta solidaria. Pero quince días después nos llegó la mala noticia. Nada pudieron hacer en el hospital. Uno de ellos había muerto.

Durante su ausencia la administración contrató una nueva compañía de guardias; con los que tampoco tenemos problemas.

El gemelo que se hubo salvado, ha vuelto a trabajar. Cuando le hemos visto, mi mujer y yo le hemos dado el pésame por la muerte de su hermano.

Ayer por la noche han tocado a la puerta y ha sido el señor guardia. Me he sorprendido mucho porque en los ocho meses que llevamos viviendo aquí no había venido jamás. Ha sido para decirnos que está corriendo un rumor sobre su hermano y ha querido desmentirlo personalmente.

El rumor es, nos ha dicho, que su hermano anda vivo. Que la gente no se explica cómo es que ha visto a dos personas idénticas en dos lugares diferentes y a la misma hora. Eso era normal cuando mi hermano estaba vivo, pero ahora está muerto, ha dicho.

Pierda cuidado, le creo, he dicho yo.  

Pero cuando se ha ido he notado un olor extraño en la toda la casa y los perros del conjunto han comenzado a aullar.  

Cuando me he fijado en el reloj, han sido las 12 de la noche.

Publicado la semana 35. 16/10/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
35
Ranking
0 37 0