36
Freddy Auqui Calle

Han matado a un turista

He visto en la tele que han matado a un turista ruso aquí abajo, en las gradas del barrio La Tola.

Doña Elvia ha salido en el noticiero comentando que todos los días se escucha cómo las víctimas piden ayuda. ­—A diario son asaltados los estudiantes del colegio y la gente que sube al parque Itchimbia. Cuando se resisten, los delincuentes les pican con los cuchillos hasta que logran su cometido­­—

Según la crónica televisiva el crimen fue perpetrado la noche del miércoles. El turista ruso y su novia habrían salido a tomar fotografías de la ciudad.  Entonces fueron abordados por cuatro hombres que quisieron robarle la cámara de fotos, y ante su resistencia, le dieron cuatro puñaladas en el pecho. ­­—Con las heridas abiertas el turista y su novia huyeron gradas abajo, hasta que se desplomaron en la acera de adoquines junto a una reja de la alcantarilla, en plena esquina— comenta uno de los testigos.

Por la noche, a eso de las doce, que es la hora habitual que vuelvo de mis andanzas, encontré a los perros del barrio lamiendo el charco de sangre. Los espanté y evadí la señalética de criminalística para tomar las gradas y subir a mi buhardilla.

Hoy he salido a comprar el pan y donde hubo el charco de sangre solo se puede ver una mancha enorme. En unos meses la mancha habrá desaparecido completamente y habitará únicamente en la memoria de la gente, en ese lado oscuro y sádico que también guarda la memoria.

Cuando he vuelto de la panadería he encontrado a dos policías haciendo su investigación. Uno de ellos se ha fijado en mi cabeza rapada y en mis tatuajes y me ha mirado con un halo sospechoso, pero no se ha animado a intersectarme. He caminado despacio para no generar sospechas, no vaya a ser que me incrimine por las santas...  

Después de tomar café he ocupado la mañana en escribir este texto. Es una afición tengo desde que estuve en la cárcel: de no ser por ello me hubiese vuelto loco, o quizá incluso me hubiese suicidado. Solo los que han estado en La Roca, allá en Guayaquil, sabrán de lo que estoy hablando. Basta con decir que después de eso ni siquiera el infierno me da miedo. Pero bueno, mejor volvamos a lo de hoy.

La noticia del turista ruso se ha repetido en el noticiero de este medio día. Han sacado unas imágenes de los delincuentes y a pesar de las máscaras que llevan los he reconocido. Entonces he escrito al Loco Valdez y al Diablo, mis compinches. Hemos acordado salir esta noche. esos hijos de puta que han matado al turista ruso se han metido a nuestro territorio, y ahora sufrirán las consecuencias. Voy a descansar un rato antes de salir ¡a encontrarme con la gente! Mañana continuaré escribiendo este relato…

Publicado la semana 36. 08/09/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
36
Ranking
0 45 0