42
Lucía Belvis

DESEO

Es un caramelo meloso, dulce y asfixiante que ata amablemente al comienzo del colchón. Esposas acolchadas abrazan mis manos que se alzan hacia la arbórea arcada. 

Dedos nudosos y cálidos que se acercan a mis párpados y los ayudan a volar. 

Oscuridad omnipresente que del miedo se hace dueña, lo transforma y lo convierte en algo más. 

Es el frío de Enero cuando no tienes nada que al fuego echar. 

Mirada sumisa envuelta en sonrisas que grita como el pez que no puede nadar. 

Manos que tiemblan al tacto del oro, aquel que tan caro puede costar. 

Pies de Morfeo, siempre dormidos, que acunan el alma que pide paz. 

Jilguero mortal con espina clavada cuyo canto hipnotiza aunque aborrece cantar. 

Abrazo largo que nunca cesa aunque el oro del pobre con el del rico va. 

Surcos en la tierra de los que nace lava, que una vez hechos dualidad causarán. 

Hoyos amatista que quedaron gravados; que aunque el ser tiemble no se moverán. 

Suspiro que alienta hasta al más valiente que duda aún de si al cielo viajar. 

Droga del perdido y tesoro del niño, cuya alma corrompida busca volver a jugar. 

Dolor del mañana y placer eterno, aquel que me llama y no me deja ser.

Sonrisa afilada que me quiere seducir.

Placebo del mendigo que necesario y temible es.

¡No más!

¡Piedad!

¡No más!

¡Si Pandora dejó la esperanza en la caja por qué yo no la siento!

¡No más!

¡Por favor!

¡Ya tuve suficiente!

¡Quiero vivir!

¡Quiero respirar!

¡Quiero amar!

¡Pero no sé cómo!

¡Cada segundo que sigo respirando es una agonía!

¡Cada instante en el que soy consciente de mi propia existencia me transformo en una criatura de lodo y cieno!

¡No quiero ser la flor que crece en la sombra!

¡No quiero ser la brizna de hierba arrancada por el viento!

Deseo...

Publicado la semana 42. 18/10/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
42
Ranking
0 441 0