41
Marc Llorente

MICROMONÓLOGOS CASI TONTOS. Bailes y naderías

Últimamente no paro de bailar. Bailo en sueños. Me levanto y continúo bailando. Bailo en el retrete y al tomar el café. Cae la taza y se rompe. Limpio y sigo con mi baile al mismo tiempo, que continúa en la oficina mientras estoy sentado haciendo no sé qué. No quiero parar. Necesito alegría, ritmo en continua sesión. Y no estoy dispuesto a dejar de bailar ni un instante.

Bailo en la cocina con el delantal en su sitio. Bato los huevos, bailo, y después danzo con mi pareja. ¡Una escoba! Trago y bailo. Veo en la bailona tele cómo bailan y yo no me quedo atrás. Salgo más tarde a la calle… Llueve. Bailo bajo la lluvia. Sin paraguas. Y me mojo sin interrumpir el baile. Saludo a la gente, que no baila, y se pone a bailar al verme a mí.

Baila la ciudad entera. Los coches bailan en su pista de baile. Danzan los guardias que están de servicio. Las luces de los semáforos también bailan. Y baila la estatua sin bajarse de su pedestal. Las casas bailan pegadas. Los árboles bailan sueltos… Vean la danza aérea de los pájaros, cerca de las nubes. Que también bailan. ¡Pueblos del mundo entero, uníos! Bailan todos por el día y la noche. O por la tarde. A cualquier hora. 

La luna observa desde arriba y se pone a bailar irremediablemente. El sol no baila. Tiene mucho calor y no quiere. Las estrellas lucen y bailan en su decorado nocturno. Bailan los residentes del cielo y del infierno, y las tortugas bailan. Muy despacio, eso sí. ¿Ustedes no bailan? ¡Bailen lo que sea, por favor, y sigan leyendo! No paren. ¡Así!

¡Bailo, bailo, bailo! El delantal baila con un par de huevos. El paraguas baila bajo la lluvia, y los guardias van en coches que no dejan de bailar. La estatua se rompe en pedazos por bailar tanto. Los pájaros bailan con los árboles. En el cielo hay baile, pero está reservado el derecho de admisión…  

Que bailen el consumismo, las nuevas aglomeraciones, la polución y la depredación. Ahoguemos nuestras aflicciones en el alcohol del baile y en el de la botella, y seamos felices aunque no comamos perdices, sino mendrugos. Y naderías.          

 

Pincha este enlace de cine  https://youtu.be/PGQeAXx_96A  

Publicado la semana 41. 11/10/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
41
Ranking
4 259 0