42
Marc Llorente

MICROMONÓLOGOS CASI TONTOS. Nacer o no nacer, ese es el dilema (o la impresión de haber nacido demasiadas veces)

No sé si quiero nacer o no nacer, ese es el dilema. La duda. ¿Qué es mejor para el alma, no nacer y perderse el espectáculo por no haber nacido, o nacer, pese a un mar de adversidades, a ver qué ocurre? No sé, no sé. Ya veremos.

¿Todo depende del cómo y el cómo depende de ti? El encargado del correspondiente departamento dice que dentro de poco me toca nacer. ¿Dónde? Si al menos te dejaran elegir… Nacer de otra manera es muy arriesgado. Por eso estoy hecho un lío sin saber qué hacer.

Lo lógico es que te enseñen la carta para que tú elijas el menú. Pues no. Porque nadie elegiría los peores platos y, al parecer, tienen que consumirse por quien sea. Quiera o no, lo cierto es que no voy a tener más remedio que nacer en algún lugar y tener un padre y una madre.

¡Protesto! No me apetece nada nacer en cualquier sitio y pertenecer a una familia que yo no elija. Se lo voy a decir ahora mismo al encargado para que tome nota. ¡No, señor! No estoy dispuesto a tragar lo que me echen. Como no me ofrezcan alguna garantía, me quedo aquí y no nazco.

Yo comprendo que hay muchos lugares donde nacer y numerosos aspirantes. Y que cada uno nace allí o allá. Unos con suerte y otros con menos fortuna. ¿De qué depende una u otra cosa? ¿Cuestión de afinidades o pura y simple casualidad? Debe de ser el destino. Supongo. Una incertidumbre.

Voy a pedir el libro de reclamaciones. No hay derecho a que hagan de ti lo que les dé la gana. Porque una vez que has nacido no solo depende de uno. Hay circunstancias favorables o desfavorables. Influencias mejores o peores. El caso es que estás obligado a nacer con todas las consecuencias, según las órdenes de la jefatura superior…

¡Cómo pasa el tiempo! Nací hace no sé cuántos años. Ni me ha ido muy mal ni muy bien. Todo puede ser manifiestamente mejorable. Depende del cómo y el cómo depende de ti. He participado en este montaje teatral y sigo haciéndolo. Contribuyo con mis granos de arena. Eso me satisface. Pero, en el fondo, la vida sigue igual con lo bueno y lo malo.

No sé si querría volver a nacer. Tengo la impresión de haber nacido y de haber hecho lo mismo (o algo similar) demasiadas veces. ¿Será verdad la idea del eterno retorno? ¿Cuántas veces he escrito esto? ¿Cuántas veces lo ha leído usted?           

 

Pincha este enlace de cine  https://youtu.be/enj5-KgsO0s  

Publicado la semana 42. 18/10/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
42
Ranking
3 246 0