07
Tritio

Hijos de la Luna

En este pueblo no hay persianas porque nadie sabe cuándo saldrá la luna ardiendo. Tres o cuatro noches al año, la luna se envuelve en llamas que cristalizan y caen al suelo en forma de piedra azul templada. Como en la mayor de las fiestas, la calle se abarrota de gente, así sean las tres de la madrugada, que pelea por recoger las mejores.

No tienen valor, no se pueden vender, nadie quiere las piedras de otro, pero todos guardan en sus jardines colecciones de llamas de cristal, cementerios de llamas frías, vacías después de eclosionar.

Con las mejillas sonrosadas, respirando agitadamente por la carrera, con sus ocho años y una de las enormes joyas a cuestas, una niña llega sonriendo hasta los pies de su madre.

-Mamá, ¡voy a tener un hermanito!

Ella se agacha y abraza a su hija, apretándola suavemente contra el cristal. Abraza a sus hijos.

Publicado la semana 7. 21/02/2021
Etiquetas
perséidas , Microrrelatos
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
07
Ranking
0 194 0